Los nuevos paradigmas del tercer milenio


No es extraño para la mente indagadora y discernidora que estamos actualmente en un período de transición hacia un nuevo estado vibratorio de conciencia. La vida fluye, evoluciona, cambia, se perfecciona a sí misma y nos impulsa y empuja inexorablemente hacia un nuevo peldaño evolutivo en nuestra historia. Un nuevo ser humano se está gestando desde el núcleo profundo de nuestros corazones. Algunos hablan del homo noeticus (John White), el nuevo peldaño evolutivo de la humanidad. Algunas tradiciones milenarias lo llaman el homo luminus (los laikas de sudamérica), la raza del quinto sol (los mayas) y algunos contemporáneos, estudiosos de los nuevos niños que vienen naciendo desde hace aproximadamente 30 años, los han clasificado como seres índigo, cristal, arco iris...etc. Parece que al etiquetar ciertas cosas le damos cierta aparente estabilidad y concreción en el tiempo. Y si hay algo que nos está queriendo decir este período de transición es que no existe nada estable en el tiempo, que la vida está en un constante flujo creativo y evolutivo y nosotros participamos, nos guste o no, seamos conscientes o no, en él. Todo está cambiando a pasos cada vez más acelerados y esta necesidad de clasificación no es más que la inercia en decadencia de los viejos paradigmas que nos han sostenido durante estos últimos cientos de años. 

 

Muchas profecías ya nos avisaron de este momento evolutivo. Tanto los incas como los mayas, los hopis, los hindúes, los laikas, los egipcios y algunos profetas como Nostradamus y Fulcanelli visionaron los cambios que estamos observando y viviendo todos. Mientras un mundo se derrumba, atrapado en las viejas redes paradigmáticas que han ostentado el poder a lo largo de miles de años, un nuevo mundo despierta, un mundo mucho más luminoso y amoroso, sabio y sensible. Es una auténtica revolución silenciosa la que está ocurriendo. Es la revolución translúcida.

 

En este momento de transición están surgiendo nuevos paradigmas procedentes tanto de la ciencia como de la filosofía, la psicología, la pedagogía y demás disciplinas que están rescatando los principios básicos de la sabiduría antigua, actualizándola desde un prisma más actual. Es el caso de la física cuántica, la ciencia de la conciencia, que ha devuelto la supremacía de la conciencia por encima de la materia (Ver Amit Goswami y John Hagelin). La clásica disociación materia-energía, ciencia-espiritualidad, razón-intuición está disipándose e integrándose en una comprensión unificada de la vida, una comprensión que más allá de querer ser estudiada es para ser sentida e integrada.

 

Hoy en día vemos a científicos hablando de Dios, a maestros y profesores hablando de nuevos enfoques pedagógicos más integrales y holísticos, a empresarios hablando de valores humanos, de sostenibilidad, de meditación, de ecología...y a médicos que hablan de la capacidad de autocuración del ser humano. Todo esto no es más que señales que indican la emergencia de nuevos paradigmas integradores que serán los que establezcan las bases para la creación y construcción de un nuevo mundo. Son los nuevos paradigmas del tercer milenio

 

La Escuela Acuario integra vibracionalmente estos nuevos paradigmas y trata de unificar en un marco amplio y solidario todos los enfoques terapeúticos, pedagógicos, organizacionales y de desarrollo propios de esta nueva era. Nuestra intención es la de sumar, dentro del marco de la VIDA, todas las propuestas creativas que vibren y resuenen con este nuevo estado evolutivo garantizando ya no tanto el estudio y comprensión intelectual de estos paradigmas sino su integración vivencial dentro de nosotros. Se trata de ser ése nuevo ser humano-divino. De la misma manera estamos comprometidos con la actualización constante de herramientas, saberes y procedimientos aceleradores del cambio integral de individuos y entidades. Por eso entendemos que la intuición, ese sentido del saber que nos conecta directamente con la fuente de toda vida, esa inteligencia supramental que nos permite actualizarnos constántemente según el flujo vibratorio del momento, constituye la inteligencia principal en torno a la cual fluyen y se desarrollan el resto de las inteligencias (en la línea de la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner y la teoría de las trece inteligencias de pedagooogia 3000). La intuición es un sentido integrador multidimensional que se activa como consecuencia de vivir una experiencia profunda y transformacional de apertura. Y es esta experiencia la que nos ancla al amor incondicional y al servicio de la luz y la sabiduría. 

 

Muchos de los sistemas pedagógicos alternativos que se han desarrollado hace más de 20 años requieren de actualización. De la misma manera muchos sistemas terapéuticos, tanto psicológicos como médicos y energéticos han quedado anclados en el viejo paradigma y en la vieja energía y necesitan ser actualizados y renovados como consecuencia de la nueva energía y del nuevo estado vibratorio en el que nos encontramos. El sistema bioeléctrico humano ya no funciona como hace 10 años y no podemos manejarlo con las mismas herramientas de entonces. Nuestros sistema bioeléctrico evoluciona hacia la unificación de todos nuestros centros de energía (comúnmente llamados chakras) en un único centro energético, el de nuestro corazón, puerta sagrada y centro eterno donde reposa nuestra identidad más profunda.  Y de la misma manera nuestra realidad emocional, mental y física requiere de nuevos procedimientos y de una actualización de nuestras herramientas para la armonización y la optimización eficiente de su funcionamiento. La tendencia evolutiva en torno a todo esto es la de integrar y simplificar los distintos caminos, tanto terapéuticos como pedagógicos y organizacionales. Y Acuario se suma a esta tendencia.

 

 

Continuar leyendo...  

 



Vídeos



c/ Matías Padrón 100, 1º.A.
Las Palmas de GC, España


info@asesoramientointuitivo.com

www.asesoramientointuitivo.com


Tel: +34 928 24 58 80
Móvil: +34 676 86 28 12

 

CONTACTO

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.