La identidad humana


"Somos mucho más de lo que parece que somos". Jorge Santana


En Acuario contemplamos la identidad humana como una combinación compleja de dos aspectos; la personalidad o ego por un lado y la conciencia total o alma por otro. La proporción entre ambos es de un 1% en el nivel del ego frente a un 99% en el nivel del alma. Como ves somos mucho más de lo que parece. Estos dos aspectos actúan como continente y contenido respectivamente. El ego sería el continente del alma del individuo y el alma su contenido.


El ego opera a través del análisis y el alma a través de la conciencia. El alma es el pedazo individualizado de divinidad dentro de nosotros que está en comunicación constante con la realidad mayor que nos contiene, digamos que con el Espíritu. El ego y el cuerpo físico es el vehículo a través del cual esa alma puede expresarse a través de cada uno de nosotros. Unificar ambos aspectos supone un proceso de integración y de salto evolutivo desde una realidad dual (bueno-malo) a una nueva realidad unificada (lo que ES, ES). 


El ego está íntimamente ligado al cuerpo físico y a los instintos. De hecho, este aspecto de la identidad humana es capaz de movilizar nuestros recursos instintivos ante situaciones de peligro real o/y sobre todo irreal. Los instintos actúan todos sobre una base de supervivencia y el miedo a este nivel actúa como catalizador de respuestas adaptativas que garantizan la propia supervivencia. Estas respuestas las podemos clasificar en:

  • Parálisis (pánico)
  • Huida
  • Agresión

Cuando el ego o el aspecto psicológico y caracteriológico del ser humano toma las riendas de la conducta del individuo es capaz de crear situaciones que aparentemente atentan a su propia supervivencia, a su propia identidad, con lo cual activa las mismas respuestas instintivas basadas en el miedo pero esta vez activados por un miedo irreal, creado por sí mismo a través de creencias restrictivas y limitadoras. Es lo que se llama miedo psicológico que genera respuestas defensivas y que surge por esa necesidad constante de control ejercido por esta parte superficial de nuestra identidad. El ego en este sentido es siempre reactivo. Reacciona ante las contigencias del entorno por un impulso de autoconservación constante. 


Cuando el ego se abre a esa visión mayor de su identidad es cuando decimos que nos hacemos conscientes. 

 

Continúa... 

 

 

 

 



Vídeos



c/ Matías Padrón 100, 1º.A.
Las Palmas de GC, España


info@asesoramientointuitivo.com

www.asesoramientointuitivo.com


Tel: +34 928 24 58 80
Móvil: +34 676 86 28 12

 

CONTACTO

Por favor inserta el código:

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.